Otro Día de la Salud Mental en busca del mundo inclusivo

En noviembre próximo, se cumplirán 13 años desde la promulgación de Ley Nacional de Salud Mental (26.657). Pero cada 10 de octubre, la Argentina y el Mundo renuevan el compromiso asumido ante la OMS en 1992, tendiente a «crear conciencia en la comunidad global sobre las agendas críticas de salud mental».

Tal como fuera definida por el psicólogo Bruno Silva, «Salud mental no es algo individual ni descontextualizado, sino un estado multideterminado del que ningún humano queda exento». No es ajeno a realidad alguna, si comprendemos que salud mental es no llegar a fin de mes, o tener tiempo de ocio; poder tener vínculos en los que sentirse reconocides y valorades; poder sentar límites y que estos sean respestados; salud mental es habitar la tranquilidad, alinearnos con el deseo y tantas otras cosas, que no dependen sólo de une, ni se solucionan ‘poniéndole voluntad’.

 

Noticias Relacionadas
En nuestro país, la lucha por este derecho elemental se enfrenta a deudas históricas vinculadas al prejuicio, la criminización y la manicomialización. El presente, en tanto, impone otra contienda ante el avance de la ultra derecha, que plantea a plena luz del día políticas que significarían graves retrocesos a los derechos humanos. La Ley Nacional de Salud Mental es una de las conquistas con mayor riesgo de ser recortada en un hipotético gobierno de extrema derecha neoliberal.
«El problema no es la ley, sino su falta de implementación». Corresponde al Estado ser el garante principal y protector de la salud mental de la población; por lo tanto, responsable de diseñar políticas públicas que incluyan aspectos de cuidado, prevención y promoción de la salud, y de garantizar el acceso a la atención. En este contexto político e histórico, resulta imperativo enfatizar qué implicancias tienen estas leyes como herramientas para una sociedad que defiende la salud como bien social y la dignidad como proyecto colectivo.

 

El día que festejemos la salud mental será aquel en el que habitemos un mundo más justo e inclusivo.

NOVEDADES RELACIONADAS
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.